Historia del Vino en El Villar

Medalla de oro al Vino en Paris en 1878

Diploma que atestigua la entrega de la medalla.

La consiguió el villarejo Pedro María Espinosa Cordón en la exposición Universal de París de 1878 con un vino de su viña del paraje Las Cucijadas - Campo Viejo - De El Villar de Arnedo

También hay otras medallas al mejor aceite en la Exposición Regional de Logroño de 1897.

Asociación Local de Viticultores en 1913

El Villar de Arnedo 31 de Enero de 1913

Relación de socios de la
Asociación Local de Viticultores

Ambrosio Cordón - Bernardino García - Antonio Segura - Eustaquio Sáenz - Francisco Sáenz - Angel Espinosa - Francisco Martínez- Vicente Ruiz de Carabantes - Andrés Espinosa - Mario Fernández - Lino Cordón - Julio Bª Martínez 13 - Pedro García - Casimiro García - Segundo Espinosa - Tomás Zapata - Francisco Alcalde - Frutos Marrodán - Benigno Etayo - Faustino Arenzana - Ignacio Alcalde - Francisco García - Gregorio Martínez

Para D. Guillermo Sáenz de Tejada -- Logroño

Muy Sr. mío: Le detallo los nombres y cuotas que los socios de la Asociación de Viticultores han entregado hasta la fecha y que asciende a la cantidad de 35'´50 pesetas que por mi se entregaron en la casa de D. Román Maguregui y ya se le participó al presidente D. Ricardo Santa María.

Aprovecho muy gustoso para testimoniarle en nombre de los asociados nuestra gratitud por los trabajos que realiza en defensa de los intereses de los viticultores y me es grato ofrecerme V.Afmo S.S.Q.B.S.M

El secretario tesorero Lino Cordón Solaún

El Precio de la Uva en 1974

Los precios mínimos fijados para la uva de 1974 por el Consejo Regulador eran de 6'50 a 13 pesetas kilo según zonas y calidad.

Altibajos en el precio del vino en el siglo XX

  • Hace 100 años, en el 1899, se vendió la cántara de vino a 2 pesetas, manteniéndose sobre ese precio hasta el año 1914 que se pagó a 3 pesetas, al año siguiente, la cosecha de 1915 se pagó mas que el doble, a 7 pesetas, pues se cogió muy poco debido al mildiu, pero volvió a bajar a 3 pesetas hasta que en 1920 subió a 4 pesetas; en 1930 a 6 pesetas; en 1940 llegó a las 20 pesetas cántara. En 1945, estaba a 35 pesetas y en 1946 bajó a 23. Al año siguiente, 1947, se vendió a casi el doble, a 40 pesetas la cántara y después bajó.
  • En los años 60 se pagaba mas la uva blanca pues había poca en La Rioja y como no se controlaba la producción las bodegas compraban vino blanco de fuera y cuando la calidad fue mala importaron vino de Argelia para mejorarla.
  • En los años 1970-76 el Consejo Regulador hizo el primer censo de viñas y hasta el censo de 1981 disminuyeron las viñas del Origen Rioja en 3.000 hectáreas, debido a que se arrancaron por los precios ruinosos de la uva y el vino.
  • Las cosechas del 1970 a 1972 se vendieron sobre las 200 pesetas la cántara y en la del 1973 se duplicó el precio, pues llegó a las 400 pesetas, pero la de 1975 bajó hasta las 125 pesetas la cántara y en 1977 se recuperó y pasó de las 600, la del 78, a 800, y la de 1979, a 650 pesetas la cántara.
  • En 1980 se vendió a 500 pesetas la cántara, la del 82 a 900, la del 1983 dio un salto a las 1.550 y se mantuvo sobre ese precio hasta 1988 que subió hasta las 3.000, pero en los dos años siguientes bajó hasta las 800 pesetas manteniéndose unos precios ruinosos hasta 1994. La cosecha de 1995 debido a la fuerte helada que mermó la producción subió el precio hasta las 3.000 pesetas. La cosecha de 1997 se vendió a 4.000 y la de 1998, que volvió a helar, la Cooperativa lo vendió a 6.900 pesetas la cántara siendo éste el precio medio mas alto del Rioja, aunque alguna pequeña partida llegó a las 7.000. La de 1999 que también heló y mucho, se llegó a pagar una partida de uva en Alfaro a 400 pesetas kilo de uva incluso mas y alguna pequeña partida de vino se pagó a 11.000 pesetas cántara y mas. El vino de la cooperativa de El Villar se vendió a 6.000 pesetas la cántara.
  • La cosecha del 2000 fue abundante y llovió mucho durante la vendimia. La cooperativa de El Villar vendió la uva que no cabía en la bodega a 125 pesetas kilo y tiene un contrato de la mitad de la cosecha con bodegas "El Coto-Barón de Ley" por encima del precio medio de esta comarca, pero las pocas ventas que se hicieron en otras cooperativas las pagaron en torno a las 2.000 pesetas cántara y después bajó a 1.000 pesetas y a menos.

Cosecheros inscritos en la Denominacion de Origen Calificada Rioja en 1990

Cándido Ochoa Ochoa, José María Sáenz Cordón, Luis Espinosa Angulo, Jesús Nájera Espinosa, Luis Bergasa Ruiz de Carabantes, Gonzalo Martínez Cordón, Jesús Espinosa García, Cándido Cordón Cordón, Gonzalo Sáenz Martínez, Inocente Martínez Espinosa, Angel Ruiz de Carabantes Espinosa, José Herce Diaz, Santiago Espinosa Espinosa, Julio Ruiz de Carabantes Martínez, Enrique Sáenz Cordón, Fernando Espinosa Munilla, Felipe Espinosa Rojo, Jesús Santos Pérez.

La Prensa de la Uva

Cortando la prensa.

Prensa para prensar la uva en las bodegas , De dos husos estaban las de Gregorio Martínez, Andrés Etayo, Angel Herce, Blas Espinosa, Julio Cordón, Gonzalo Izquierdo.- de un huso había varias, entre ellas en el barrio de Las Costeras estaba la de Juán García "Juanporrón", la de Gregorio Alcalde "Goito" que era portátil y la llevaba de bodega en bodega y otra portátil de la alcoholera de Lodosa que la llevaba Fonso Ortega "Carlín" y en el barrio de las bodegas estaban las dos de La Remedios, Gerardo Orcos, Pedro Espinosa "Ciriaco", Goyo Martínez "Boinica", Julio Ruiz de Carabantes...

  • PRENSERO-oficio desaparecido, encargado de prensar y cortar la prensa.- fueron prenseros de El Villar: Emilio Gil, Ramón Sánchez, Julio Martínez (porrón hasta 1968), Ramón Alcalde, y el último hasta 1996 Gonzalo Martínez.- y en las de un huso que no había que cortar porque tenían cubillos , estuvieron hasta mediados de siglo XX, Eduardo Castillo "Cabrero" y José García Uribe "Pichán" en las de La Remedios y Fonso Ortega "Carlín" con una portátil que prensaba las vinazas para la alcoholera de Lodosa
  • CORTAR LA PRENSA era la última tarea del prensado y consistía en cortar con un hacha grande y alargada los orillos de las vinazas que sobresalían de las tablas que las presionaban para volverlas a echar encima prensarlas de nuevo. Esta labor se hacía en las prensas de dos husos y sin cubillos, El corte quedaba exactamente como un cubo trapezoidal- a partir de la presión era máxima y había que empujar a la palanca "a pulso" para evitar reventar o agrietar la prensada. Hacia las 9 de la tarde se daba el último apretón y se finalizaba la jornada con la tradicional cena de prensa que consistía en patatas con chorizo y mochas.

A finales del siglo XX los agricultores cosecheros se fueron eliminando pues se hicieron socios de la Bodega Cooperativa o vendían la uva y solo quedaron los que tenían bodega nueva y mecanizada.

Las bodegas tradicionales se restauraron para merenderos y guardar el vino fresco para el consumo y volvieron los viejos tiempos en que la visita a las bodegas era frecuente para meriendas y el Toma Pan.